ENTORNO

Abiego es un municipio español de la comarca del Somontano de Barbastro, provincia de Huesca, Aragón. Está situado parte en llano y parte en la pendiente de una colina, a la izquierda del río Alcanadre, dista de Huesca 35 km.

El elevado número de huellas del pasado nos muestran el origen y la señas de la identidad de los habitantes de Abiego. Esa abundandia de referentes culturales acuñados a lo largo de la Historia se une a la calidad de su entorno, a las puertas del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara. Ríos de agua pura y cauces profundos, encinares y paisajes, en los que siempre son visibles las actividades agrarias tradicionales: el cultivo de la vid, del almendro, del olivo y la ganadería.

El casco urbano, abigarrado y compacto, cuenta con bonitas casas típicas del Somontano, cuyos muros de ladrillo, adobe y tapial se asientan sobre sólidos zócalos de piedra. En algunas fachadas aparecen escudos heráldicos e inscripciones epigráficas que dan cuenta de quién y cuándo construyó la casa.

Abiego cuenta con una fuente pública lavadero y abrevadero, construida entre finales del siglo XVI y principios del XVII y en uso hasta hoy. Otros monumentos de interés turístico son:

Colegiata de Santa María. SXVI. muestra del gótico rural tardío aragonés. Se encuentra ocupando la parte más alta del pueblo, de antigua mezquita y castillo árabe, pasó a iglesia y fortaleza cristiana con la reconquista en 1095.

Monumento al S.XX de Ulrich Rükriem. Composición geométrica a base de 20 estelas de granito, tiene como fondo y referente las montañas, el bosque y la población. Naturaleza y Arte se dan la mano.

El Yacimiento de la Fondata. A la entrada de Abiego por la carretera de Bierge, en un estrato de roca se conserva un interesante conjunto de más de 1000 icnitas. Son las huellas fosilizadas que dejaron en el barro hace 33 millones de años, las manadas de herbívoros ya extinguidos que habitaban lo que entonces eran praderas salpicadas de pequeños lagos.

El Convento de San Joaquín. Sobre un cerro conocido como el “Tozal de las Forcas” se erigió este convento, ampliado en el siglo XIX con dos alas laterales que albergarían las celdas para los monjes.

Puente romano sobre el río Alcanadre.

Puente medieval de arco ojival.